Autocronograma

AUTOCRONOGRAMA

2008: 23 años deseando esta carrera.

2010: Bitácora de quien estudia en Puán porque la vida es justa y (si te dejás) siempre te lleva para donde querés ir.

2012: Crónicas de la deslumbrada:Letras es todo lo que imaginé y más.

2013: Estampas del mejor viaje porque "la carrera" ya tiene caras y cuerpos amorosos.

2014: Emprolijar los cabos sueltos de esta madeja.

2015: Pata en alto para leer y escribir todo lo acumulado.

2016: El año del Alemán obligatorio.

2017: Dicen que me tengo que recibir.

2018: El año del flamenco: parada en la pata de la última materia y bailando hacia Madrid.

13 de febrero de 2015

Lugar y zona

 ... Lugar, es un término recurrente y cargado de resonancias en el léxico de Saer, que se refiere a él en ensayos y reportajes. Inicia el libro desde el epígrafe, con la cita en italiano de un verso de la Divina Commedia: “… loco/ fatto per propio de l’umana spece”. Figura en el título de su tercer libro de cuentos, Unidad de lugar. Remata con insistencia los finales de frases en Glosa. Yo misma lo utilicé, jugando con su polivalencia semántica, en el ensayo titulado El lugar de Saer, que cerraba la mencionada antología de 1985. Tenía presente, cuando lo hice, tanto la polisemia del término como su pertenencia indudable a ese idiolecto saeriano que lo incluye junto a otras palabras recurrentes, tales como “negrura”, “rugoso” o “grumo”, cuya presencia irradia en el continuum de la prosa como si fueran “piedras radioactivas”, para decirlo con una figura que tomo del mismo Saer. Por su componente espacial, “lugar” pertenece a la misma constelación semántica que el también recurrente y tanto o más significativo término “zona”.


María Teresa GRamuglio
http://www.celarg.org/int/arch_publi/gramuglio_acta.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario