27 de mayo de 2017

Hispanistas enjujeñados 2017

Ya fuimos y volvimos. Parecía tan lejano, tan imposible, tan arriesgado este viajar en mayo después de haber ida en octubre y volver tan pronto...
Pero fuimos no más, y antes tuvimos meses de leer resúmenes y armar mesas como colaboradoras Celia y yo que fuimos las primeras bonaerenses de la Uba que cayeron en el 2014 a hacer amiguites a la UNJU.
Siempre un placer ver cómo hacen congresos en el Norte sin tanto cartón y palo en el culo y con caja coplera y vino y poetas por todos lados. Siempre un placer saber que los cerros siguen de mil colores y que toda la locura aurbanocéntrica es pedorrada de Baires y alrededores nomá.
(Te pongo las fotos académicas, las otras ya sabés que están en el blog de las madrugadas de lunes)

Leyendo a Montale

Hoy hablamos de Montale que hace referencias directas al Infierno de Dante en sus poemas: cosas tan locas como usar los nombres de los mismos árboles que aparecen en uno de los círculos dantescos. Y yo habiendo leído solamente el primer tomo de La divina comedia a los ¿15 años? ¿Cómo llegó a mis manos El Infierno? ¿Cómo hice para leerlo sola? Me acuerdo que ya el purgatorio no me atrajo y al cielo no llegué nunca.
Me gustaMostrar más reacciones
Comentar
Comentarios
Edith Anzoategui Me acuerdo cuando lo estabas leyendo!!!
Me gustaMostrar más reacciones
Responder6 horas
Paula Irupé Salmoiraghi en serio? de verdad fue a los 15 o me lo inventé? qué te acordás? (menos mal que existen las amigas-testigo porque si fuera por mi cabeza de corcho...)
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
1
2 horas
Edith Anzoategui Mi memoria tampoco ayuda mucho pero si que armabas unas hojas con poemas que después me prestabas. Me acuerdo alguno de Amado Nervo y de Almafuerte. Leías libros que tu papá te traía de una biblioteca, creo que estaba relacionada con una agrupación política. Esto, puede ser parte de mi imaginación xq siempre recuerdo que tu papá se había postulado como intendente en las elecciones en que ganó Alfonsín en el país y que yo te pregunté como le había ido, a lo que vos me contaste, muy a tu manera que no lo había votado ni tu mamá xq ella votó a los radicales, para que Fernando no tuviera que hacer el servicio militar jajajaja. Todavía lo recuerdo y me río. Bueno, eso y no se porque siempre me imaginé ese lugar, con anaqueles llenos de libros viejos, de tapas duras, sin gráficos o imágenes de ningún tipo. Creo que antes de esa época(la de las elecciones), me comentaste que estabas leyendo la Divina Comedia, no te podría definir bien que me dijiste pero recuerdo que hablaste de ello con entusiasmo. tanto que dieron ganas de leerla y todavía me la debo.
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
1
1 hora
Paula Irupé Salmoiraghi uy, mirá qué genial!!! Es verdad mi viejo se postuló por el socialismo en una agrupación que se llamaba Alicia Moreau de Justo. Mil gracias por el recuerdo
Me gustaMostrar más reacciones
Responder
1
26 min
Edith Anzoategui Sii, me acuerdo que era el partido donde el presidenciable era Martinez Raimonda. Que mujer, Alicia Moreau de Justo!! Vale la pena decirlo. Me alegra que traerte un poco de memoria. Besos.
Responder
1
18 min

6 de mayo de 2017

El caso del enamorado portugués o de cómo se te da vuelta una hipótesis y se te clava en la cara

El caso del enamorado portugués nos llama la atención en una primera lectura como epítome de la fragmentariedad del tiempo, de la posibilidad de narrar y de la vida. Entre en el capítulo 9 del Libro I del Persiles y Sigismunda para mostrarnos cómo se muere de amor y cómo el tiempo de vida equivale al tiempo de la narración.
Pero en cuanto empezamos a escribir una ponencia sobre él vemos qué, contradiciendo descaradamente esa primera impresión todo en su caso es desborde, exceso y salirse de los límites: no solo narra sino que poeta, no se muere de amor sino de falta de decodificación dentro de una relación parapetada en las convenciones que lejos está de ser amor-amor, no se muere cuando ella lo deja sino luego de peregrinar y bogar y cantar y contar, no desaparece de la novela al morir sino que reencontramos su epitafio dos libros más adelante y hasta lo encontramos vivo en el cuerpo real de la persona real amiga de Cervantes a quien el autor metió en la novela para matar antes de morir pero, a la vez, para darle vida eterna luego de ambos muertos.
Así, el soneto que escuchan los peregrinos como primera marca textual de la voz del Manuel de Sosa Coitiño puede servirnos para leer la alegoría cervantino, no del amor ni del peregrinar tan comunmente asociados a la nave y el mar, sino,excesiva y desviadamente, a la creación poética y al plus de vida que ésta otorga. Esto se vuelve particularmente significativo si lo leemos a la luz del prólogo al Persiles y Sigismunda: texto póstumo de Cervantes y encabezado por su propia declaración de haber sido escrito después de la extremaunción, es decir, de nuevo, en un tiempo suplementario, un exceso de vida posible, construible, más allá de la muerte.

5 de mayo de 2017

Africanísima

4 de mayo de 2017

"Presencia africana en Brasil"

(Todo el día)
La Cátedra LIbre de Estudios Brasileños(SEUBE) invita al seminario "Presencia africana en Brasil" a cargo de Isabel Moreira de Aguiar* y profesores/as invitados/as. 
El seminario es gratuito. Requiereinscripción previa, escribiendo a cleb.ffyl.uba@gmail.com
todos los sábados, del 6 de mayo al 8 de julio / 11 hs. / aula 356 / sede Puan 
La africanidad de la cultura brasileña convoca siempre especial interés tanto en los  medios académicos como fuera de él.  El estudio, tratamiento y difusión del tema es acompañado a veces de algunos prejuicios, lugares comunes o nociones que tienden a cristalizarse con valor de datos indiscutibles. Es recurrente, si no reducir, al menos circunscribir la africanidad en Brasil a tópicos como umbanda, samba carioca y capoeira, lo cual no es incorrecto pero  sólo hace referencia a una parte de esa herencia.
Lo cierto es que la presencia africana en Brasil se expresa de múltiples formas, en la música desde las formas más conocidas hasta otras de menor difusión, en la religión, en la lengua, en la culinaria, en la indumentaria, etc.
Como se ve es un panorama complejo y variado al que nos acercaremos tratando de entender los procesos multifacéticos de construcción de la afro-brasilidad  y el recorrido histórico y social de las prácticas culturales de matriz africana, al igual que las formas concretas en que ella se expresa en posicionamientos personales y colectivos  respecto a esa herencia y a las prácticas que se originan en ella. Para ello contaremos con invitados que nos ayudarán a comprender más acabadamente los diversos sesgos de esa presencia africana en Brasil.
*Isabel C. Moreira de Aguiar es graduada en  lengua portuguesa, literatura y cultura brasileñas. Egresada de la Universidad de Brasilia,  ha vivido varios años en África donde trabajò en la enseñanza de la lengua y cultura brasileña en la Universidad de Abomey-Calavi,  en Benín; tambièn ha sido docente en  universidades de Brasilia, Ceará y Natal.