Autocronograma

AUTOCRONOGRAMA

2008: 23 años deseando esta carrera.

2010: Bitácora de quien estudia en Puán porque la vida es justa y (si te dejás) siempre te lleva para donde querés ir.

2012: Crónicas de la deslumbrada:Letras es todo lo que imaginé y más.

2013: Estampas del mejor viaje porque "la carrera" ya tiene caras y cuerpos amorosos.

2014: Emprolijar los cabos sueltos de esta madeja.

2015: Pata en alto para leer y escribir todo lo acumulado.

2016: El año del Alemán obligatorio.

2017: Dicen que me tengo que recibir.

2018: El año del flamenco: parada en la pata de la última materia y bailando hacia Madrid.

2 de octubre de 2015

Neuman o el placer del contagio

Ayer estuvo Andrés Neuman en la 218 de Puán: Ansiedad galopante: Quiero ser novelista.




Ayer estuvo Andrés Neuman en la 218 de Puán: Dibujó en el pizarrón el esquema compositivo de su última novela. Boquiabiertos, deslumbrados, enamorados, sus oyentes.




Ayer estuvo Andrés Neuman en la 218 de Puán: Dijo que para una novela lo importante es tener una idea y hacerle preguntas para ir construyendo mundo y personajes. Yo tengo miles de ideas pero les digo Qué geniales que son y me olvido de ellas.




Ayer estuvo Andrés Neuman en la 218 de Puán: Contó que su novela El viajero del tiempo nació de la idea de las 24 canciones de Schubert sobre un organillero viejo que está siempre en un pueblito moviendo su manivela. Estoy leyendo hace dos días la novela y ya amo a ese organillero.




Ayer estuvo Andrés Neuman en la 218 de Puán: Contó que su primera novela, impublicada, la que le sirvió para darse cuenta de que podía escribir una novela, la escribió encerrado en un monasterio budista en Granada durante 43 días, equiparando su concentración escritural con la del compañero de cuarto que hacía voto de silencio y el que meditaba dos veces al día.




Ayer estuvo Andrés Neuman en la 218 de Puán: Dijo que el conocimiento de la métrica, la conciencia del ritmo de la poesía y de cada idioma en particular, es parte de la caja de herramientas de cualquier prosista. Ejemplificó con Faulker (qué consuelo que él fuera tan mal poeta), con Borges, con Cortázar, con Aira, con Fogwill.



Ayer estuvo Andrés Newman en la 218 de Puán: Dijo que hablamos en heptasílabos, que tiene un amigo que no publica hasta que encuentra un título heptasílabo. No me acuerdo los ejemplos geniales. Pero la mediateca de la facu filmó y podremos verlo de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario