Autocronograma

AUTOCRONOGRAMA

2008: 23 años deseando esta carrera.

2010: Bitácora de quien estudia en Puán porque la vida es justa y (si te dejás) siempre te lleva para donde querés ir.

2012: Crónicas de la deslumbrada:Letras es todo lo que imaginé y más.

2013: Estampas del mejor viaje porque "la carrera" ya tiene caras y cuerpos amorosos.

2014: Emprolijar los cabos sueltos de esta madeja.

2015: Pata en alto para leer y escribir todo lo acumulado.

2016: El año del Alemán obligatorio.

2017: Dicen que me tengo que recibir.

2018: El año del flamenco: parada en la pata de la última materia y bailando hacia Madrid.

15 de febrero de 2013

Mañana me regalan Alguien se acerca

Es una historia rara. Aunque ya me han pasado muchas "casualidades" semejantes o coincidencias o alegres encuentros. No entiendo por que algunos dicen que feis y las redes sociales son solamente frivolidad y mostrar tetas y levantar chongos y boludear. A mí me han servido para lo que quiero.
La cosa es que, desde que me anoté a Española III (lo hago con toas las materias, lo estoy haciendo ahora con Siglo XX para el próximo cuatri) empecé a buscar los libros que íbamos a leer. En algunos no tuve más remedio que fotocopiar, cosa que odio (no fotocopiar sino leer de fotocopias, pero la mayoría conseguí en digital o en mercado libre o caminando por ahí. Hay algunos que aún me resultan inhallables. Uno de esos inhallables era Alguien se acerca de Benjamín Prado. Un día veo en feis que alguien que no conoczco(mi muro está lleno de amigos de amigos o contactos culturales) copia una frase de Prado pero de otra novela. De cara dura le comento que tengo que leer a ese autor y no lo consigo. El señor me escribe por mp, me dice que tiene el libro que quiero y que me lo regala. Je. Vive en La Plata. Todo el verano estuve por ir a buscarlo pero recién mañana, con la excusa del cumple de mi amiga Chinchiya, voy para allá.
Mientras leo el teórico del profe Illescas al que no conozco y de lo que me arrepiento) sobre la novela y es magnífica (la novela y el teórico) y anoto cosas como este poeta para sumar y sumar y sumar...


Vladimir Holan
En la profundidad de la noche

a Jaroslav Seifert

"¿Cómo no ser?", te preguntas y hasta acabas por decirlo
en voz alta...
Pero el árbol y la piedra lo callan ,
aunque ambos son hijos de la palabra y por tanto mudos,
ya que la palabra se asusta de ver lo que ha sido de ella...
Pero los nombres aún los tienen. Los nombres: pino,
arce, álamo temblón. ..y los nombres: feldespato,
basalto, fonolita, amor... Bellos nombres,
sólo que asustados de ver en qué se han convertido.

Versión de Clara Janés

No hay comentarios:

Publicar un comentario