Autocronograma

AUTOCRONOGRAMA

2008: 23 años deseando esta carrera.

2010: Bitácora de quien estudia en Puán porque la vida es justa y (si te dejás) siempre te lleva para donde querés ir.

2012: Crónicas de la deslumbrada:Letras es todo lo que imaginé y más.

2013: Estampas del mejor viaje porque "la carrera" ya tiene caras y cuerpos amorosos.

2014: Emprolijar los cabos sueltos de esta madeja.

2015: Pata en alto para leer y escribir todo lo acumulado.

2016: El año del Alemán obligatorio.

2017: Dicen que me tengo que recibir.

2018: El año del flamenco: parada en la pata de la última materia y bailando hacia Madrid.

17 de octubre de 2014

Pasando revistas

Ayer en Puán. Buenísima la idea de invitar a editores de revistas y hacer el cruce de que unos se presenten a otros. Lástima que nunca alcance el tiempo para debatir mucho y que no hubiera puestitos completos de ejemplares viejos como yo me imaginé (y sí, yo me imagino cosas).
Apareció la vieja polémica de academia vs lectores, o lecturas "merecidas" por un autor y lecturas dictadas por la academia. Apareció lo del cupo femenino o todos autores varones. Pareció lo de política vs estética y, aunque los intervinientes se encargaron de matizar que no eran extremos y no se excluían, terminamos pensando que era una opción necesaria, una balanza que había que inclinar para uno de los dos lados.
Igual me compré 4 Mancilla (la que "dicen" ha optado por el extremo noextremista de lo político) aunque tenía una en casa sin leer (mi afán coleccionista es siempre mayor a mi tiempo de lectura). Y hablando de ansia me quedé con las ganas de traerme "El ansia" nº1 que no tenía precio, que no encontré en la librería.
Completé mi colección de La balandra con el último número dedicado a la poesía y más gordito que los anteriores. Desee entender algo de cine para entender las dos revistas sobre cine que estaban presentes y parecía que estaban buenas pero no entendí ná. Y me vine a casa a buscar las revistas virtuales, decidida a dejar comentarios cada vez que leo para que no sea tan inmedible lo de si tenemos o no lectores.

Lo que extrañé (ayer y siempre) son las revistas más baratas, más under, más onda fotocopias como en los 80. ¿Es muy retro? ¿Están en otros carriles? (Ganas de hacer)

No hay comentarios:

Publicar un comentario